Dra. Lunic

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia («FM») es una condición crónica y compleja que causa dolores generalizados, agotamiento profundo, dolores en puntos específicos y una variedad de otros síntomas. 

Su nombre deriva de «fibro», o tejidos fibrosos (tendones y ligamentos), «míos», o músculos, y «algia», (dolor). Antes se llamó fibrositosis. La fibromialgia produce dolor en los tejidos blandos alrededor de las articulaciones y en todo el cuerpo. Ha llegado a apodarse: la «invalidez invisible», por no tener signos específicos. Es más común en mujeres adultas (80-90% edad pico entre 30-50años), pero también puede afectar a niños, a ancianos y a hombres. 

La fibromialgia es un trastorno que se asocia con dolor crónico generalizado, fatiga, problemas de la memoria y cambios de estados de ánimo.  La edad promedio en la que se empiezan a manifestar los síntomas es entre los 30 y 50 años de edad. La fibromialgia no es una enfermedad, sino una constelación de síntomas que pueden controlarse. 

Afortunadamente, la fibromialgia no representa un riesgo para la vida del paciente y no ocasiona daño muscular, ni articular. Puede presentarse por sí sola o también puede aparecer en personas con diversas formas de artritis o enfermedades afines tales como la osteoartritis, la artritis reumatoide o el lupus. 

Con el transcurso del tiempo y a pesar de que los síntomas pueden variar en intensidad, el cuadro general empeora en raras ocasiones.

En un pequeño estudio de investigación, en el que se hizo un seguimiento de cómo se sintieron los pacientes con fibromialgia por un periodo de 10 años después del diagnóstico, los investigadores obtuvieron como resultado que, aunque los síntomas permanecen, muchas personas se sienten mejor con el tratamiento y con el pasar del tiempo. 

¿CUÁL ES SU CAUSA?

Se desconoce la causa de la fibromialgia, pero se cree que se debe a una función anormal del sistema nervioso central, originando una “amplificación” de las señales normales de dolor. Esta amplificación actúa a modo de volumen, cuyo control estuviese fijo en un punto muy alto en los nervios del cuerpo de una persona. De esta forma, los estímulos que no causarían dolor en la mayoría de las personas, provocan dolor en las que tienen fibromialgia. 

La fibromialgia no puede diagnosticarse a través de pruebas de laboratorio. Los resultados de las radiografías y los análisis de sangre son normales. Por lo tanto, el diagnóstico se basa en un minucioso examen físico y en los antecedentes clínicos del paciente. 

Aunque la fibromialgia es más común en adultos, los niños (especialmente las niñas adolescentes) podrían diagnosticarse con fibromialgia. En niños con esta afección, los síntomas podrían desaparecer con el cambio de ciertos comportamientos, como cuando se mejora el sueño. 

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se hace valiéndose de los criterios oficiales desarrollados para la FM por el Colegio Americano de Reumatología; ACR, en 1990:

1- Dolor crónico, generalizado, músculo esquelético (100%) por más de tres meses en cada uno de los cuatro cuadrantes del cuerpo. (“Dolor generalizado” significa dolores arriba y abajo de la cintura y en ambos lados del cuerpo). Y dolor axial, cervical, dorsal y/o lumbar y torax anterior.

2- Ausencia de otra enfermedad sistémica que pudiera ser la causa del dolor subyacente (tal como la artritis reumatoidea, lupus o problemas de la tiroides) Hoy día no se considera FM 1aria o 2aria , sino “sola o asociada” a otra entidad clínica, ya que no es consecuencia de otra enfermedad.

3- Múltiples puntos sensibles al dolor, en sitios característicos (ver Figura 1) Para realizar el diagnostico se debe tener 11 de los siguientes 18 puntos. Se deben aplicar aproximadamente cuatro kilogramos de presión (blanquear el lecho ungueal del investigador) a un punto sensible, y el paciente debe indicar que los sitios de los puntos sensibles son dolorosos.

Figura 1: 

Puntos sensibles de la fibromialgia      

Puntos sensibles anatómicos, American College of Rheumatology (acr) 8                                                                                                                                 

Puntos de dolor

(1,2)        Occipucio: bilateral en los puntos de inserción de los músculos suboccipitales.

(3, 4)       Cervical inferior: bilateral, en los puntos de inserción de los músculos suboccipitales.

(5,6)        Trapecios: bilateral, en el punto medio del borde superior.

(7,8)        Supraespinosos: bilateral, en los puntos de orígen, supraescapular cerca del borde medio.

(9,10)      Segunda Costilla: bilateral, en las segundas articulaciones costocondrales, un poco lateral a las articulaciones en las superficies superiores.

(11, 12)   Epicóndio lateral: bilateral, 2cm, distal a los epicóndilos.

(13, 14)   Glúteo: bilateral, en los cuadrantes superiores externos de las nalgas en el pliegue anterior del músculo.

(15, 16)   Trocánter Mayor: bilateral, posterior a la protuberancia trocantérica.

(17, 18)   Rodilla: bilateral, en la almohadilla media de grasa cerca de la línea de la articulación.

(Frederick Wolfe, M.D., et al, “The American College of Rheumatology 1990 Criteria for the Classification of Fibromyalgia: Report of a Multicenter Criteria Committee,” Arthritis & Rheumatism, Vol. 33, No. 2, February 1990, pp. 160-172.)

Dado que los análisis de laboratorio y de rayos X son normales en estos pacientes, es imprescindible una historia clínica completa y llevar a cabo un examen físico para un diagnóstico correcto. Es necesario descartar otras enfermedades antes de hacer un diagnóstico de fibromialgia. Otras condiciones que pueden asemejarse a la FM incluyen: lupus sistémico, polimialgia reumática, miositis, polimiositis, enfermedad tiroidea, síndrome de agotamiento crónico y otros.

El diagnóstico de FM no excluye la posibilidad de que esté presente otra condición, pero es necesario que no se confunda con el síndrome de la fibromialgia, para poder iniciar el tratamiento adecuado.

Límites de los criterios diagnósticos del ACR.

1- Los puntos sensibles sugieren que los pacientes con FM únicamente sentírian dolores en lugares específicos del cuerpo. Sin embargo, estudios posteriores ( Granges y Littlejohn en 1993 10) mostraron que los pacientes son sensibles a estímulos de dolor en cualquier parte del cuerpo y no únicamente en los puntos anatómicos identificados por el ACR.

2- La sensibilidad de un paciente varia de día en día y de mes en mes. Como consecuencia, el número de puntos sensibles en un día puede variar al siguiente.

3- Los exámenes de los puntos sensibles son operador dependiente

TRATAMIENTO

En la actualidad no hay una cura para la fibromialgia, los tratamientos se enfocan en el manejo de los síntomas en el mayor grado posible. De la misma manera que las manifestaciones de la fibromialgia varían de paciente a paciente, así también varían las formas de tratamiento que tienen éxito. Lo que sirve para un paciente puede no servir para otro. El tratamiento exitoso de la FM es multidisciplinario, los pacientes generalmente se benefician de un tratamiento de la enfermedad coordinado y en equipos.

  • Medicamentos
  • Rehabilitación física:
    • Masajes
    • Terapia de los puntos desencadenantes
    • Terapia craneosacral
    • Sistemas Neuroterapéuticos Flexyx
    • Quiropráctica
    • Osteopatía
    • Ejercicios de estiramiento
    • Ejercicios aeróbicos
    • Terapias auxiliares
    • Entrenamiento de la postura
    • Terapia ocupacional
    • Terapia de relajación
    • Nutrición
    • Acupuntura
    • Terapia cognitiva/de conducta

Algoritmo de tratamiento

RECIDIVAS: (a los 3-6 meses del cese del programa), recomenzar desde el principio.

Artículos relacionados:

Tengo fibromialgia: ¿Qué significa esto?

 

Fuentes: Arthritis Foundation
Portada:  “Dolor”. Mónica Ozámiz Fortis. Artista Española. http://www.aicoa.org/aicoa397/obras/dolor-0bra-atigua/