Dra. Lunic

Cuidados para el Sistema Genito-Urinario. Intestinos

PARTE I

Este material corresponde a la reunión semanal del Grupo del Hospital de Clínicas del miércoles 4 de junio de 2014.  Se  recopila gracias a la colaboración de la Sra Laura Meschinf.

Introducción

EsfuerzoEn la vida “There´s no free lunch” dice un refrán americano.

Esto significa que nada se nos da gratuitamente, por todo lo que tenemos, debemos trabajar y la salud no es una excepción.

La Biblia dice “Ganarás el pan con el sudor de tu frente…”, esto también se aplica a la salud,  al bienestar, ya que todo implica esfuerzo. Cuando se ha perdido la salud, ese esfuerzo debe ser consciente.

La mayoría de los pacientes están desilusionados de tener que hacer esfuerzos en la vida, o para recobrar la salud, pero ¿quién dijo que no era así?, la publicidad en los medios cuenta que si nos vestimos con tal ropa, usamos tal perfume y manejamos X auto nos va a ir genial, pero no cuenta que NO es gratis!

La felicidad es superarse a uno mismo y eso lleva esfuerzo. Hasta para dormir bien hay que esforzarse en vivir bien durante el día. Todo lo que nos proponemos nos va a costar algo y se debe considerar el precio que se quiere pagar. Debemos comenzar por saber lo que se quiere realmente. Hacer un “análisis”: ¿Qué espero yo de la vida?, ¿Por qué cuesta aceptar que tengo que hacer esfuerzo?

Si nos hubieran enseñado esto de pequeños, que el esfuerzo, es necesario y es una vía de superación personal, sería más fácil. La enfermedad es la opción que nos da la vida para ver lo que nos falta aprender.

 

1. CISTITIS/CONSTIPACIÓN: 

  • Cistitis

El principal síntoma es “las ganas de orinar a cada rato”, orinando poca cantidad cada vez. El 10-20% de las mujeres tendrán al menos un episodio de cistitis en su vida. En estos casos la causa más frecuente es la infecciosa. Esta frecuencia aumenta en la cistitis intersticial que acompaña hasta un 30% a la fibromialgia y en las otras enfermedades reumáticas por la medicación administrada.

La cistitis instersticial no es por infección, es un proceso de sensibilización de la vejiga. Puede haber dolor y molestia al orinar. En la infección el proceso es el siguiente, la uretra (que es el canal por donde sale la orina) es corta en la mujer (a diferencia de los hombres) y su pared tiene durante el período fértil (entre la menarca y la menopausia) varias capas de células superpuestas que la protegen, cuenta por lo tanto con una buena defensa contra los gérmenes que quieran ingresar.

Cuando llega la menopausia, la falta de estrógenos afina el epitelio genitourinario, hay menos capas de células protectoras en la uretra, como consecuencia las cistitis son más frecuentes.

La distancia entre el orificio anal y la uretra es muy corta en la mujer, los “bichitos o gérmenes” son rápidos y tienden a subir por la uretra hacia la vejiga. Orinar normalmente cada dos o tres horas, “lava” todos los gérmenes y la uretra permanece estéril. No se deben “aguantar” las ganas de orinar, porque entonces la vejiga comienza a dilatarse y también su endotelio se distiende aumenta la presión contra las paredes y se pueden producir pequeñas efracciones o heridas.

La orina retenida, es un caldo de cultivo para los gérmenes que intentan subir por la uretra, y si logran llegar a la vejiga con orina, pueden producir una infección urinaria. En la persona constipada, la retención de contenido intestinal va a aumentar la flora, Cuando hay mucha flora intestinal, puede haber posibilidades de pasaje directo a través de la pared intestinal a la vejiga, por eso se producen las infecciones urinarias repetitivas (del intestino a la vejiga).

Este mecanismo o “conducta de aguantar” puede llevar a sufrir pérdidas de orina. Muchos problemas de salud, son provocados por estos malos hábitos. Esta situación se puede transformar en crónica porque la vejiga tiene sus receptores y si se acostumbra a “aguantar” las ganas de orinar estos receptores se van a volver tolerantes, o sea que se altera la condición normal de los receptores de la vejiga. Es respuesta a todo un sistema de vida.

Las mujeres suele tener vergüenza de ir al baño, es vivido en la imaginación, como “algo malo”, sucio, o no propio. La persona sedentaria, falta de movimiento, que escasamente camina, tiende a constiparse.

Todas las religiones agradecen cuando van a orinar o defecar. En la antigüedad se sabía que el que no podía cumplir con estas necesidades fisiológicas efectivamente, “se moría”, por lo tanto agradecían poder hacerlo.

Una persona “constipada” psicológicamente tiende a “retener”, gusta de tener los placares llenos, no deja que las cosas fluyan,  son controladores, guardan y guardan. Cuanto más tiempo tarde en evacuarse lo que se ingiere más se van a liberar gases. Cuando se toman laxantes el cuerpo se acostumbra y cada vez se precisan más para lograr el mismo efecto. 

Un dato curioso, los chinos no usan inodoro, usan la letrina “a la antigua”, se ponen en cuclillas, esta es la forma más fisiológica de parir y de mover el intestino. Debemos considerar mejorar todos los patrones de conducta para mejorar este proceso. Cambiar hábitos es un trabajo arduo, pero se puede.

  Cistitis_Jugodearandano         

 

Cistitis Cuidados

RECOMENDACIONES– Caminar media hora por día para mejorar la motilidad intestinal.

– Hacer ejercicios de respiración ya que ayudan a masajear con el diafragma los intestinos.

– Aumentar el consumo de vitamina C especialmente de los ARÁNDANOS.

– No aguantar las ganas de orinar.

– Evitar la dependencia  a los laxantes. 

– Aumentar el consumo de agua

 

¿Qué pasa cuando este sistema ya está alterado?

La vejiga, en toda la extensión de su pared y el intestino también, como cualquier músculo, tienen receptores de elongación. Estos receptores se agrupan y forman el “ganglio simpático” (no el linfático) ,que es un cúmulo de células neuronales agrupadas para cumplir su función. Estos receptores sensibilizados, reaccionan ante el mínimo estímulo.

La vejiga cuando estaba bien necesitaba un nivel X de líquido para que se activaran los receptores de elongación, cuando el sistema ya está alterado, el mínimo nivel de líquido produce una respuesta. Los ganglios simpáticos hiperactivos “avisan” al cerebro que la vejiga esta “llena” cuando aún no lo está, esto es lo que sucede en la cistitis intersticial.

Es una molestia. La persona se pone más nerviosa y el sistema como consecuencia aumenta su sensibilidad. En lugar de ponerse nervioso, conviene pensar en lo que está sucediendo, recordar el mecanismo y frenar, reeducarse hasta que se pueda controlar la situación. 

Es de gran ayuda tomar mucho líquido y tener en cuenta, que cuando el sistema ya está alterado, igual se debe cada tanto hacer un urocultivo por las dudas. Cuando el síntoma es importante es preferible hacer un urocultivo de más que uno de menos. 

No olvidar que cuando al orinar se debe secar para adelante y cuando se defeca para atrás.  Descartar la toalla de tela en el bidet!!! es mejor secarse el papel higiénico, papel de rollo de cocina o utilizar toallas húmedas.  

En caso de orinar mucha cantidad y a cada rato y tener mucha sed es necesario controlar la glucemia para verificar que no se trate de diabetes porque orinar mucho y frecuentemente, puede ser uno de sus síntomas.

Tenemos que poder identificar que “el cuerpo nos habla en su idioma” y nos dice “estás pasada de rosca, afloja”. Las técnicas de relajación son muy útiles para en estos casos también.

Es aconsejable hacer algo con la orina para no favorecer la aparición de los bichitos, hay que “acidificar” la orina, esto se logra tomando vitamina C que protege las mucosas y la mejor es la proveniente de “arándanos”. Se venden en jugos y en pastillas.

También es aconsejable ir al ginecólogo y comentar el problema, porque con la aplicación local de óvulos de estrógeno mejora el epitelio y por ende mejora el problema urinario.  Esta sugerencia es para pacientes con Sindrome de Sensibilidad Central. Si la paciente ha tenido o tiene problemas oncológicos y otros el uso de estrógenos aún por vía local no es aconsejado.

El aparato se denomina “genito-urinario” porque tienen el mismo origen embrionario, por lo tanto mejorando uno,  se alivian los síntomas del otro. Pero también es muy importante la conducta, respetar los ritmos biológicos, para evitar estas complicaciones.

 

2. LUBRICACIÓN GENITAL

Con el epitelio de la vagina pasa lo mismo que con el de la uretra, las células que humectan, que producen el flujo, con la menopausia comienzan a escasear, de ahí el dicho “es una vieja seca”. La sequedad vaginal produce prurito, facilita el crecimiento de hongos y bacterias y produce dificultades para mantener relaciones sexuales.

El lubricante vaginal no es algo que hay que usar únicamente en el momento “de” mantener relaciones, sino que debe tomarse como un hábito diario, así como se usan cremas para la cara, así se deben usar para lubricar la zona genital. Se pueden usar cremas lubricantes específicas o vaselina para este fin.

Las relaciones sexuales son parte importante de la vida y el mejor antidepresivo. Por eso mejor estar bien para disfrutarlas.

Para ver parte II de la charla ingrese aquí

Dra. Lunic.